jueves, 6 de abril de 2017

TORRIJAS DE LECHE


TORRIJAS DE LECHE

Las torrijas son sin duda uno de los dulces europeos más tradicionales en España. Realizado con ingredientes sencillos y que siempre tenemos en casa habitualmente, como son: pan, leche, huevos, azúcar, canela, naranja y limón (de estos sólo su piel) y aceite.

La tradición dice que su consumo se delimita en torno a la Semana Santa o Cuaresma, aunque en casa suelen demandármelas en cualquier época.

El pan a utilizar puede ser variado. Normalmente el más utilizado es el de las barras especialmente preparadas que venden en las panaderías y tahonas para elaborar las torrijas, pero también hay quien utiliza el pan de molde, el de hacer tostadas, por ser más grueso o el más común, el pan de barra que nos quedó del día anterior.

Si bien sus ingredientes son sencillos, así como su elaboración, sí he de reconocer que resulta un tanto engorroso por la cantidad de utensilios que se utilizan... Quedan riquísimas, pero a mi al menos, me dan ganas de llorar cuando al terminar de hacerlas me enfrento a la pila de cacharros por fregar... Pero bueno, bromas aparte, merece la pena el resultado y la satisfacción de ver a la familia disfrutando de unas buenas torrijas.

No pondré cantidades en los ingredientes porque estos  suelen ser un tanto relativos. Hay recetas por hay que te dicen una cantidad de leche, por ejemplo o de huevos, y luego no tienes ni para la mitad. Todo dependerá de la cantidad de torrijas que hagáis, del tipo de pan que utiliceis y de como de remojadas en leche quereis que queden.

INGREDIENTES

- Leche

- Canela en rama y en polvo.

- Piel de limón y naranja (solo la parte coloreada, pues lo blanco suele amargar)

- Azúcar

- Huevos

- Aceite

- Pan

Lo primero es poner la leche con unas cucharadas de azúcar, una o dos ramas de canela y la piel de una naranja y un limón a calentar. A punto de ebullición, la retiramos del fuego y la dejamos templar, pues si utilizamos la leche muy caliente para "remojar" nuestras torrijas, estas pueden terminar por deshacerse.

Con el pan ya rebanado, la leche templada en un cuenco, los huevos (yo comienzo por batir cuatro si es necesario, puedo batir más después), azúcar mezclada con canela en polvo en otro cuenco, aceite de oliva o de girasol (este último se quema algo menos) calentándose en la sartén (si utilizamos una sartén mediana, no tendremos usar demasiado aceite y si además las vamos friendo de tres en tres, por ejemplo, la temperatura del aceite no bajara). Como decía, con todo esto preparado, podemos comenzar a preparar nuestras torrijas.

Vamos remojando el pan en la leche templada, a la que habremos quitado la ramita de canela y las pieles de naranja y limón. El tiempo de remojo dependerá del gusto de cada cual, pero os recomiendo no dejarlas demasiado blandas porque luego se hace casi imposible manejarlas.

Remojadas, las pasamos por el huevo batido y a la sartén con el aceite ya caliente. Doramos las torrijas por ambos lados procurando no quemarlas y las sacamos a un plato o fuente para pasarlas por el azúcar con canela y reservarlas una cazuela, cuenco o recipiente, donde las vayamos a conservar (yo suelo utilizar un recipiente  de plástico que luego pueda tapar)

Yo no les hago almíbar precisamente porque al taparlas aún calientes, el azúcar se va derritiendo y lo va formando, pero para los que les gusten las torrijas en almíbar, dejo aquí como hacerlo:

INGREDIENTES PARA EL ALMÍBAR:

- Medio vaso de miel (unos 125 ml)

- La misma cantidad de agua

Calentamos la miel y el agua juntas hasta que la mezcla quede bien disuelta y con este jarabe volvemos a bañar nuestras torrijas.

Ya tenemos las torrijas listas para comer... Con o sin almíbar, están buenísimas.

¡Buen provecho y a disfrutarlas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin